Categorías
Edad Media

Hitos del derecho en la Edad Media

¿Qué momentos de la Edad Media han cambiado nuestra forma de ver el derecho y la justicia? Los sistemas legislativos se degradaron tras la caída del Imperio Romano, cuando se instauró el feudalismo, y el poder se transformó en individualista; así, una sola persona era quien ostentaba todos los poderes, sin ningún organismo de control.

A pesar de ello, existieron ciertos códigos, estatutos legales y juicios que han ayudado a dar forma a la civilización y que datan de esta época. La Edad Media tuvo su parte de hitos legales, y aquí hay algunos que realmente tuvieron un impacto profundo en nuestra sociedad:

  • El Código Justiniano
    Uno de los principales logros del emperador bizantino Justiniano del siglo VI fue restaurar el sistema legal romano, que se había vuelto desordenado y obsoleto. Este proyecto creó un cuerpo de trabajo para administrar las leyes del imperio, así como la filosofía y el comentario detrás de ellas.
  • El Código Tang
    Creado en 624 dC., este conjunto de leyes examina el derecho penal y cuál debe ser el castigo para delitos específicos. Uno de los objetivos centrales del Código era ayudar a mantener el orden social, en medio de la percepción de una moralidad en declive, a través de la disuasión de comportamientos inaceptables.
  • El Corán
    La ley islámica se basa en el Corán, que incluye alrededor de 500 mandatos legales, así como los dichos y tradiciones del profeta Mahoma, conocido como Hadith. En los primeros siglos de la sociedad islámica, su sistema legal evolucionó y floreció, y desde entonces se ha convertido en la base del derecho secular en muchas naciones de mayoría musulmana.
  • Decreto de Graciano
    A mediados del siglo XII, el erudito Graciano completó su Decretum , que era una compilación del derecho canónico. Fue el primer tratado legal completo y sistemático en la historia de Occidente, y quizás en la historia de la humanidad,
  • El Assize de Clarendon
    Creada por el rey Enrique II en 1166, esta ley aumentó el poder de los tribunales reales sobre los tribunales eclesiásticos para juzgar varios delitos graves, incluidos el asesinato y el robo. El concepto de jurados se estableció por primera vez con el Assize de Clarendon, proporcionando el modelo de uno de los componentes procesales más importantes del derecho penal.
  • Lex Mercatoria
    A medida que el comercio seguía aumentando en la Europa medieval, los comerciantes estaban creando costumbres y prácticas informales que servirían como su propia ley. Estas reglas colectivas, la lex mercatoria, o ley mercantil, se convirtieron en la doctrina rectora para resolver disputas comerciales en tribunales mercantiles que surgieron a lo largo de las principales rutas comerciales.
  • Juicio de Juana de Arco
    Quizás el juicio más conocido de la Edad Media, tuvo lugar en 1431 después de que Juana fuera capturada y encarcelada por los ingleses y sus aliados. Para desacreditar a la adolescente, que había llevado a las fuerzas francesas a una serie de victorias militares apenas unos meses antes, fue juzgada por herejía.
Categorías
Curiosidades

Más leyes extrañas… ahora sobre sexo

La verdad es que los sistemas legislativos de los países están llenos de leyes que parecen absurdas en la actualidad, aunque seguro que en el momento de su creación tenían para sus contemporáneos todo el sentido del mundo. Ya en el artículo anterior dejamos evidencia de algunas de ellas, aunque no por considerarlas delirantes no somos conscientes de que fue un intento por parte de sus legisladores de poner cierto orden en los aspectos diarios y mundanos de los ciudadanos: debemos reconocer ese esfuerzo.

Y es que la tarea no es tan fácil como pudiera parecer en un principio. Tenemos que pensar que las leyes se hacen teniendo en cuenta el conjunto de la sociedad, y no la individualidad; así, no es nada sencillo acertar para todo el mundo, sobre todo si hay que legislar sobre el ámbito más privado de las personas. Así, no es extraño que podamos encontrarnos con las leyes sobre sexo más raras que te puedas imaginar, porque ¿qué hay más privado para una persona que su sexualidad? Los legisladores intentarían proteger la moral de la época, y proclamaron ciertas cosas como ilegales en su momento; claro que, conforme la sociedad evolucionó, algunas de estas normas quedaron obsoletas, más allá de algunas que evidentemente podían atentar contra la ética más general (y aún así, no acaban de tener una posición común). Y no olvidemos, además, que las leyes las hacen los hombres, y que ya en su naturaleza existe cierto riesgo de error, tanto como en la propia naturaleza del ser humano.

En la época en que estamos, y más allá de esas leyes que parecen sacadas de un chiste, se podría decir que tenemos una libre sexualidad, al menos en la mayor parte de los países del primer mundo. La cultura occidental no conoce en la actualidad grandes tabúes sociales, y a grandes rasgos las leyes sexuales que nos rigen son para proteger a la parte más débil de una relación sexual. En cuanto a las practicas sexuales tanto indivuales como en parejas equilibradas (mismo nivel de edad, capacidad mental y libertad a la hora de elegir), está más bien todo permitido, siempre que sea consensuado en el caso de contar con alguien más, o con un grupo. Para un ejemplo de esta, no tienes más que acudir al porno online, y ver algunos videos de sexo para comprobar que seguramente te estás perdiendo muchas posturas y prácticas que ni conoces; pero cuidado, no olvides que estos actores y actrices trabajan en un medio, la pornografía, que busca la excitación inmediata, y que la realidad no es imitada por la ficción en este caso.

El problema del consumo de pornografía, ya sea en forma de fotos, videos y el más moderno método de las webcams porno (que han desbancado casi a las líneas eróticas), es que hay que tener cierta madurez para realizarlo, precisamente por lo antes señalado. Muchos de nuestros jóvenes acuden a él no sólo para excitarse y masturbarse, que es en realidad su principal uso; sino que también extrapolan lo que allí ven a su vida diaria, sin darse cuenta de que difícilmente van a poder vivir en carne propia las situaciones que allí ven, y que las reacciones tanto propias como ajenas no van a ser como en las peliculas porno. Sin embargo, si ponemos la pornografía en su sitio justo, y en su justa medida, no hay duda de que será capaz de darnos muchas ideas para vivir nuestra sexualidad y disfrutarla; y luego, por supuesto, está nuestra imaginación, el principal órgano del placer sexual.

Categorías
Curiosidades

Extrañas leyes que están en vigor actualmente

El ignorar o ser desconocedor de una ley no te exime de su cumplimiento ni de las posibles sanciones o condenas que puedan traerte su quebrantamiento, eso es algo que todo el mundo sabe. Lo preocupante es cuando uno viaja al extranjero, pensando que los sistemas legislativos de otros países son más o menos semejantes al nuestro, y se encuentra con leyes tan extrañas como las señaladas a continuación:

  • En Turquía, es ilegal que un hombre mayor de 80 años se convierta en piloto.
  • En Alemania, es ilegal quedarse sin gasolina en una autopista.
  • En Tailandia, es ilegal salir de casa sin ropa interior.
  • En Israel, podrías ser procesado por hurgarte la nariz en domingo.
  • En Singapur, el chicle es ilegal.
  • En San Salvador, los conductores ebrios pueden ser condenados a muerte por un pelotón de fusilamiento.
  • En Francia, es ilegal nombrar a un cerdo como Napoleón.
  • En Victoria, Australia, necesita un electricista con licencia para cambiar una bombilla.
  • En Italia, cualquier persona considerada «obesa» tiene prohibido usar poliéster.
  • En Portugal, es ilegal orinar en el océano.
  • En Londres, es ilegal detener un taxi si tienes la peste.
  • En Australia, es ilegal nombrar cualquier animal que planeas comer.
  • En Inglaterra, es un acto de traición colocar un sello postal con la Reina al revés.
  • En Samoa, es un crimen olvidar el cumpleaños de la propia esposa.
  • En Francia, es ilegal vender un muñeco «ET». De hecho, en Francia no está permitido vender ningún muñeco que tenga rostro humano.
  • En Londres, Inglaterra, es ilegal que un taxi urbano lleve perros rabiosos o cadáveres.
  • Además, en Inglaterra es ilegal morir en las Casas del Parlamento.
  • Las demostraciones públicas de afecto son ilegales en los Emiratos Árabes Unidos.
  • En Barcelona, ​​España, es ilegal llevar traje de baño en la vía pública.
  • En Canadá, las tiendas no están obligadas legalmente a aceptar monedas.
  • En Eboli, Italia, besarse en un vehículo en movimiento es ilegal.
  • En Capri, Italia, es ilegal llevar «calzado excesivamente ruidoso». Incluso varios turistas han sido detenidos por llevar chanclas.
  • En Barbados es ilegal llevar ropa de camuflaje.
  • En Inglaterra, todavía existe una ley que requiere que todos los hombres mayores de 14 años realicen 2 horas de práctica con arco largo todos los días.
Categorías
Siglo XXI

Leyes actualizadas al nuevo siglo

La sociedad evoluciona, se transforma, necesita nuevos requisitos… y todo esto se traduce en cambios que la ley, para no ser menos, también tiene que aceptar y asimilar, puesto que una de sus propiedades es servir de guía de la vida cotidiana de los que conforman de una sociedad, intentando en lo posible mejorar las circunstancias que los rodean. Por eso, la ley no es algo estático, tiene que adaptarse para poder dar las respuestas que se necesiten en cada momento de la historia del ser humano.

Sin embargo, otra de sus propiedades, como ya vimos en el Derecho Romano, es la naturaleza acumulativa, o al menos eso suele ser en la mayoría de los estados de derecho y sus documentos legislativos. Es decir, se suelen modificar leyes que ya están escritas y consensuadas, mucho más fácil que arrancar una nueva, si ya tenemos una base legal que realmente funciona. Como digo, esto es así en la gran mayoría de estados actuales, y por eso nos encontramos con leyes que tiene su origen en siglos anteriores y que en esencia siguen vigentes en nuestros días.

Ah, pero ¿qué pasa cuando nos encontramos ante un ámbito nuevo, en el que sociedades anteriores no se han visto envueltas, y ni siquiera hubieran pensado que pudieran existir un día? Pues la prueba de fuego la tenemos en la actualidad, con ese espacio libre y sin control que se ha convertido internet. Y más aún, con uno de sus productos estrellas, uno que tiene un consumo máximo por millones de internautas, y que sigue atrayendo usuarios sin cesar: la pornografía.

El porno gratis en la web se ha convertido en uno de los grandes problemas de la red, dado su fácil acceso, su gratuidad y su casi impunidad a la hora de aparecer en miles de manera sin casi darnos cuenta. Cientos de miles de webs se dedican a distribuir y mostrar videos y fotos porno de manera gratuita y sin límites, y ante la aparición de ciertas afecciones como la adicción al porno y ciertas actividades ilícitas relacionadas con él, se abrió un panorama en el que era necesario hacer un marco legislativo, y no sólo en lo que se refería al contenido para adultos, sino también otros ámbitos como la propiedad intelectual.

¿Y cuáles serán las leyes que cambiarán el porno en internet? Bueno, pues lo primero que se busca es asegurarse de la mayoría de edad de los usuarios, que por ahora no está muy controlado que se diga, más allá de una simple declaración a la entrada de algunos sitios web. Claro que la cosa es complicada, aquí se entra en contradicción con la protección de datos, no sabiendo qué prima más, o aún sabiéndolo, cómo esquivar una cosa para salvaguardar la otra. Este tema se ha convertido en un verdadero mantra últimamente, ya ves que muchos países del mundo han cambiado sus leyes sobre privacidad, sobre todo después de ciertos fiascos con las redes sociales que todos conocemos. Muchos han modificado sus legislaciones a este respecto, introduciendo nuevas claúsulas para proteger a sus ciudadanos.

Otro reto es intentar que el acceso al porno no sea tan ilimitado ni tan cómodo, y para ello se están poniendo ciertas barreras, por supuesto respaldadas por nuevas leyes también en este caso. Como ves, es casi imposible tirar de las normas ya establecidas para intentar controlar el ciberespacio, así que claramente estamos ante una nueva era legislativa forzada. No sé si es muy justo que hayamos usado la excusa de la pornografía para intentar poner algunos vetos que, realmente, sí que son necesarios en la red de redes; pero eso no quita que realmente habrá que inventar una forma de regular este fenómeno.

Categorías
Roma

El Derecho Romano y su influencia

La ley romana, como se revela a través de textos legales antiguos, literatura, papiros, tabletas de cera e inscripciones, cubrió aspectos de la vida cotidiana romana como el crimen y el castigo, la propiedad de la tierra y la propiedad, el comercio, las industrias marítimas y agrícolas, la ciudadanía, la sexualidad y la prostitución, esclavitud y manumisión, política local y estatal, responsabilidad y daños a la propiedad, y la preservación de la paz. La ley se estableció a través de una variedad de medios, por ejemplo, a través de estatutos, decisiones magistrales, edictos de emperador, decretos senatoriales, votos de asamblea, plebiscitos y las deliberaciones de un asesor legal experto, por lo que se volvió lo suficientemente polifacético y flexible como para enfrentar las circunstancias cambiantes de el mundo romano, de la política republicana a la imperial, del comercio local al nacional y de la política estatal a interestatal.

Una de las fuentes más importantes sobre el derecho romano es el Corpus Iuris Civilis, compilado bajo los auspicios de Justiniano I y que abarca, como su nombre lo indica, el derecho civil; uno de sus cuatro libros, el enorme Digest, cubre todos los aspectos del derecho público y privado. Otras colecciones de leyes incluyen el Codex Gregorianus (emitido en el 292 A.C.) y el Codex Hermogenianus (emitido en el 295 A.C.), ambos nombrados en honor a juristas prominentes en el reinado de Diocleciano y que incluyen colectivamente más de 2.500 textos. También está el Código de Teodosia, una colección de más de 2.700 leyes compiladas en 430 y añadidas en años posteriores y, finalmente, el Codex Iustinianus (528-534 A.C.) que resumió y amplió los códices más antiguos. Luego, también hay tipos específicos de documentos legales que han sobrevivido desde la antigüedad, como documentos de negociación que revelan transacciones comerciales de todo tipo, desde alquileres y contratos de arrendamiento hasta contratos que describen la transferencia de propiedades. Las inscripciones también pueden revelar las leyes y sus implicaciones, ya que al colocarlas en monumentos públicos, publicaron nuevas leyes o dieron gracias por las victorias judiciales a quienes ayudaron a la parte involucrada.

La ley romana era de naturaleza acumulativa, es decir, se podía agregar una nueva ley al corpus legal o reemplazar una ley anterior. Los estatutos (leges), los plebiscitos, los decretos senatoriales (decreta), los casos decididos (res iudicatae), las costumbres, los edictos (senatusconsulta) del Emperador, los magistrados u otros altos funcionarios, como los pretores y ediles, podrían ser fuentes de la ley romana.

Quizás uno de los mayores beneficios de la ley romana fue que, a medida que el imperio creció y las poblaciones se hicieron más diversas, la ley y su protección de los ciudadanos actuaron como una fuerza vinculante para las comunidades y fomentaron la expectativa de que los derechos de los ciudadanos (y con el tiempo incluso los derechos de los no ciudadanos) se mantendrían y se establecería un sistema por el cual se podrían corregir los errores. Además, los romanos nos han transmitido no solo muchos términos legales que todavía se usan hoy en el campo del derecho, sino también su pasión y experiencia por una terminología legal precisa y exacta para evitar la ambigüedad o incluso la mala interpretación de la ley; una vez más, un enfoque que todos los documentos legales modernos intentan emular.

Categorías
Orígenes

El concepto de Estado de derecho

El estado de derecho es un principio de gobernanza que define el estado de la ley en el gobierno de un estado, así como la relación que el gobierno y sus representantes deberían tener con respecto a la ley. Si bien el principio del estado de derecho tiene su origen en las tradiciones jurídicas europeas (uno a menudo relacionado con las tradiciones principales del Estado de derecho inglés, el Rechtsstaat alemán y el francés Etat de Droit), ahora se ha convertido en un principio en el corazón de muchas constituciones en todo el mundo.

El concepto del estado de derecho, o más bien debería decirse algunos de los principios que sustentan el estado de derecho, tiene su origen en la Antigua Grecia (entre 500 y 300 a. C.), donde participó en la autodefinición de la comunidad política de la ciudad. Durante ese tiempo de gran innovación política hacia la democracia ateniense, el estado de derecho encontró su expresión en la idea de que la ley podría actuar como la barrera más eficiente y legítima contra el poder discriminatorio y arbitrario del gobernante. El propio Aristóteles abordó el tema en su obra maestra Política, en la que comparó las ventajas de ser gobernado por «el mejor hombre» o «las mejores leyes». Sin embargo, había que esperar varios siglos antes de que el estado de derecho fuera conceptualizado e implementado en el contexto de los sistemas jurídicos nacionales caracterizados por un alto grado de centralización, institucionalización y jerarquización. Esto es particularmente cierto si tenemos en cuenta la tradición europea del estado de derecho y sus variantes: el Estado de derecho inglés, el Rechtsstaat alemán, y el francés Etat de Droit. Aunque estas tres tradiciones obviamente comparten elementos comunes, el contexto nacional en el que evolucionaron influyó profundamente tanto en su contenido como en su naturaleza y funciones normativas.

Las tres tradiciones legales detalladas anteriormente comparten algunas características comunes a pesar de sus diferencias fundamentales; a este respecto, el estado de derecho sirvió en las tres como un principio para descartar el «poder real desenfrenado e inexplicable» de los monarcas. El imperio de la ley significa que la sociedad se rige por la ley y que el gobernante solo puede tomar sus decisiones de acuerdo con la ley mientras se somete a la ley, él mismo. El estado de derecho funciona, por lo tanto, como la barrera definitiva contra el gobierno del hombre, el poder arbitrario del gobernante, así como la violencia ilegal. Además, proporciona a los ciudadanos instrumentos concretos para obligar a los órganos estatales a actuar dentro de los límites establecidos por la ley. Sin embargo, el estado de derecho no tiene como objetivo transformar el poder desenfrenado del soberano en un poder desenfrenado de la legislatura o el poder judicial; está, de hecho, también inmerso en la búsqueda de un buen equilibrio entre los poderes ejecutivo, legislativo y judicial.