Categorías
Roma

El Derecho Romano y su influencia

La ley romana, como se revela a través de textos legales antiguos, literatura, papiros, tabletas de cera e inscripciones, cubrió aspectos de la vida cotidiana romana como el crimen y el castigo, la propiedad de la tierra y la propiedad, el comercio, las industrias marítimas y agrícolas, la ciudadanía, la sexualidad y la prostitución, esclavitud y manumisión, política local y estatal, responsabilidad y daños a la propiedad, y la preservación de la paz. La ley se estableció a través de una variedad de medios, por ejemplo, a través de estatutos, decisiones magistrales, edictos de emperador, decretos senatoriales, votos de asamblea, plebiscitos y las deliberaciones de un asesor legal experto, por lo que se volvió lo suficientemente polifacético y flexible como para enfrentar las circunstancias cambiantes de el mundo romano, de la política republicana a la imperial, del comercio local al nacional y de la política estatal a interestatal.

Una de las fuentes más importantes sobre el derecho romano es el Corpus Iuris Civilis, compilado bajo los auspicios de Justiniano I y que abarca, como su nombre lo indica, el derecho civil; uno de sus cuatro libros, el enorme Digest, cubre todos los aspectos del derecho público y privado. Otras colecciones de leyes incluyen el Codex Gregorianus (emitido en el 292 A.C.) y el Codex Hermogenianus (emitido en el 295 A.C.), ambos nombrados en honor a juristas prominentes en el reinado de Diocleciano y que incluyen colectivamente más de 2.500 textos. También está el Código de Teodosia, una colección de más de 2.700 leyes compiladas en 430 y añadidas en años posteriores y, finalmente, el Codex Iustinianus (528-534 A.C.) que resumió y amplió los códices más antiguos. Luego, también hay tipos específicos de documentos legales que han sobrevivido desde la antigüedad, como documentos de negociación que revelan transacciones comerciales de todo tipo, desde alquileres y contratos de arrendamiento hasta contratos que describen la transferencia de propiedades. Las inscripciones también pueden revelar las leyes y sus implicaciones, ya que al colocarlas en monumentos públicos, publicaron nuevas leyes o dieron gracias por las victorias judiciales a quienes ayudaron a la parte involucrada.

La ley romana era de naturaleza acumulativa, es decir, se podía agregar una nueva ley al corpus legal o reemplazar una ley anterior. Los estatutos (leges), los plebiscitos, los decretos senatoriales (decreta), los casos decididos (res iudicatae), las costumbres, los edictos (senatusconsulta) del Emperador, los magistrados u otros altos funcionarios, como los pretores y ediles, podrían ser fuentes de la ley romana.

Quizás uno de los mayores beneficios de la ley romana fue que, a medida que el imperio creció y las poblaciones se hicieron más diversas, la ley y su protección de los ciudadanos actuaron como una fuerza vinculante para las comunidades y fomentaron la expectativa de que los derechos de los ciudadanos (y con el tiempo incluso los derechos de los no ciudadanos) se mantendrían y se establecería un sistema por el cual se podrían corregir los errores. Además, los romanos nos han transmitido no solo muchos términos legales que todavía se usan hoy en el campo del derecho, sino también su pasión y experiencia por una terminología legal precisa y exacta para evitar la ambigüedad o incluso la mala interpretación de la ley; una vez más, un enfoque que todos los documentos legales modernos intentan emular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *